Reserva ahora
Close
en
Select language
Close

Travel guides

New York

guide
Josh Beckerman
guide
Lara Eurdolian
guide
Mantas Zvinas
guide
Melissa Rosenfield
guide
Taryn Rose

Llevo más de 15 años de un lado para otro yendo y viniendo, y Nueva York sigue siendo mi ciudad favorita del mundo. No hay nada como la energía que desprende: cada esquina es toda una aventura, sin llegar a perder su esencia en ningún momento.

Los tópicos son ciertos, ¡esta ciudad no duerme nunca! ¿Te apetece sushi y jugar a los bolos a las 3 de la mañana? ¡Sin problema! De medianoche a mediodía es imposible que te aburras con el sinfín de actividades que puedes hacer.

No hay nada como la energía que desprende: cada esquina es toda una aventura, sin llegar a perder su esencia en ningún momento.

Los fines de semana en NYC te podrás hartar de impactantes vistas, olores y toneladas de comida. Puedes comenzar la mañana en Abraco con un café preparado en frío y deliciosas pastas o disfrutando de uno de los brunch de moda en Jeffrey’sGrocery o 88 Palace. A continuación, pasea por el puente Williamsburg y prueba excelente comida callejera en Smorgasburg.

Para comer, la ciudad ofrece tantas cocinas internacionales que resulta difícil elegir: desde dumplings en la sopa en Chinatown (mis favoritos son Tasty Hand-Pulled Noodles y 456 Shanghai Cuisine) a delicias marroquís en Cafe Mogador, cada día aparece algo nuevo que probar. Si eres fan de las frutas y las verduras, pon rumbo a ABC Kitchen para disfrutar de una comida orgánica sin igual.

Un buen plan para pasar la tarde es visitar alguno de los mundialmente famosos museos de Manhattan, desde The Whitney a The MoMA, o evadirse viendo un espectáculo en Broadway (¿alguien se apunta a ir a ver Hamilton?). Para ir haciendo boca, puedes darte un tranquilo paseo por Central Park o the Highline en Chelsea y admirar la ciudad.

Un buen plan para pasar la tarde es visitar alguno de los mundialmente famosos museos de Manhattan, desde The Whitney a The MoMA, o evadirse viendo un espectáculo en Broadway (¿alguien se apunta a ir a ver Hamilton?).

Podría recomendarte varios restaurantes de la ciudad, pero me quedo con Barbuto, L’Artusi y Lilia si te apetece una deliciosa comida italiana o Momofuku Ssam si prefieres platos asiáticos auténticos. También merece la pena ir hasta Gaia Italian Cafe y probar su pasta casera: no hay nada igual para entrar en calor en los fríos días de invierno de Nueva York. Por último, si te queda tiempo, pásate por Sushi Dojo, un sushi omakase con la mejor relación calidad-precio. El broche perfecto para terminar la noche es ir a Blue Ribbon a tomar la última copa y contemplar el bullicio de esta ciudad que nunca para.

Compartir artículo

Nueva York es una ciudad llena de sorpresas que está en constante cambio. En los 17 años que llevo aquí me ha dado tiempo a ver la construcción de edificios nuevos y la transformación de ciertos barrios, he sido testigo de cómo el grafiti se ha elevado a la categoría de arte y he presenciado el nacimiento del estilo urbano, todo ello sin que la ciudad perdiese en ningún momento el dinámico espíritu que la caracteriza. En Nueva York tienes de todo a pocos minutos a pie o en metro: gente, repostería, tiendas, cultura y cocina.

Mi propuesta para pasar el día es que comiences la mañana en la 5.ª Avenida pidiendo un café para llevar en Plaza Food Hall; olvídate de la entrada lateral y déjate llevar por el glamour del hotel Plaza. Si lo prefieres, sube hasta Ralph’s en el segundo piso de la tienda Ralph Lauren Store para inspirarte antes de ir de compras. Si no quieres tanto ajetreo y buscas algo más relajado, Sadelle’s es ideal para el brunch.

En Nueva York tienes de todo a pocos minutos a pie o en metro: gente, repostería, tiendas, cultura y cocina.

Con las pilas cargadas, pasear por la 5.ª Avenida es toda una experiencia en sí mismo, pero detente en mi lugar favorito, Henri Bendel: en su día fue la tienda insignia del perfumista francés Francois Coty por lo que está llena de detalles sofisticados. Es imposible no quedarse embobado mirando el escaparate.

Para comer, si quieres saborear los clásicos de los restaurantes americanos, pon rumbo a The Smithy después pasea relajado por la parte más tranquila de la ciudad en Central Park o por The Highline. Si buscas cierta dosis de creatividad y cultura, de entre todos los magníficos museos de NYC, The MoMA es una parada obligatoria. Para conseguir que la noche sea inolvidable, sube al último piso y contempla desde allí la puesta de sol.

La forma ideal de ver la ciudad es callejear sin rumbo por algunos de sus barrios míticos como Meatpacking District, Soho y Nolita. Si buscas sitios en los que conseguir fotografías perfectas, tienes que seguir a @fomofeed, nadie igual para estar al día del mejor arte callejero y espacios pop-up. Por el contrario, si te tienta más ir de compras, en Williamsburg y Bushwick en Brooklyn encontrarás tiendas vintage y de segunda mano extraordinarias: llévate un par de prendas que te representen y, sin duda alguna, serás tendencia.

La forma ideal de ver la ciudad es callejear sin rumbo por algunos de sus barrios míticos como Meatpacking District, Soho y Nolita

Para cenar mis preferidos son Il Buco, Kiki’s y Tipsy Parson, los tres son tranquilos y acogedores; cualquiera de ellos es perfecto para una cita. Si el plan es ir a ver un espectáculo en Broadway, el mejor sitio para hacer una parada y picar algo antes del teatro es Carmine’s. Cuando llega el momento de salir de fiesta, Nueva York no tiene normas, así que no te fíes. Yo siempre compruebo el Time Out New York para estar al día: los sitios de moda cambian cada noche y lo mejor es ir a tiro fijo. Si te apetece tomar algo y bailar The Moxy, Vandal y Hotel Chantelle nunca defraudan sea cual sea el plan que llevas. Y mi favorito para última hora es, sin duda, House of Yes en Bushwick. Es un local muy divertido, prepárate para ir con la mente abierta.

Llevo cinco años viviendo en Nueva York y es cierto que no hay nada igual. Si consigues hacer realidad tu sueño aquí, puedes hacerlo en cualquier lugar. Desde la comida pasando por el fitness, hay miles de actividades que te atrapan y que transforman cada segundo en una aventura veloz y agotadora que deja huella.

Aunque la leyenda cuenta que las pizzas de esta ciudad saben a gloria, personalmente creo que lo más característico de Nueva York es todo lo que gira en torno al fitness y la cultura del bienestar.

Aunque la leyenda cuenta que las pizzas de esta ciudad saben a gloria, personalmente creo que lo más característico de Nueva York es todo lo que gira en torno al fitness y la cultura del bienestar. A diario surge algo nuevo que probar: desde salto de trampolín a boxeo pasando por ciclismo submarino... quedarse quieto no es una opción. Y es un círculo vicioso, porque cuantas más variedades de fitness surgen, más clases extrañas y fantásticas hay a las que engancharse.

Mi propuesta para un fin de semana en la ciudad comienza con un entrenamiento temprano por la mañana y después salir a pasear tranquilamente por los oasis verdes de la ciudad. Para reponer fuerzas, prueba el brunch de Telegraphe Cafe o la sencilla cocina italiana de San Marzano. ¿Quién necesita quesos gratinados de 200 $ cuando puedes conseguir un panini perfecto? Si te van las emociones fuertes, por la tarde atrévete a ir en moto acuática sobre el río Hudson, ¡incluye unas vistas perfectas de la Estatua de la Libertad!

...atrévete a ir en moto acuática sobre el río Hudson, ¡incluye unas vistas perfectas de la Estatua de la Libertad!

Para cenar te sugiero o bien una cena sobria en Vatan o bien la mejor pizza de la ciudad enLombardi’s, ¡una afirmación muy atrevida! Después deja que la noche fluya en The Box o Gonzales y Gonzales, dos sitios de moda locales. Si prefieres algo menos conocido, Fat Cat o El Cantinero son clubs perfectos para soltarse el pelo y vivir en primera persona el ambiente de la ciudad.

Soy neoyorkina de pura cepa, ¡nacida y criada en la ciudad! NYC ha experimentado infinidad de cambios, pero todo el que vive, trabaja y se divierte aquí sigue siendo fuente de inspiración. La ciudad está a rebosar de restaurantes, bares y vida nocturna, aunque, en realidad, lo que la hace especial es su paisaje, ¡siempre nos olvidamos de que tiene costa! Contemplar la puesta de sol al otro lado del río Hudson es inolvidable y el plan perfecto es disfrutarla desde uno de los ferries que surcan durante todo el año las pintorescas aguas de la ciudad.

Mis fines de semana comienzan sudando en una clase de fitness, da igual que sea en Rumble Boxing y Woom Yoga, Y7 Yoga o clases de meditación MNDFL. Todos son sitios de moda a poca distancia Brooklyn Bridge Park y Dumbo, el barrio de ensueño para los amantes de Instagram Dumbo (¡y es mi barrio!). Después pongo rumbo a Jack’s Wife Freda para disfrutar del mejor brunch de Nueva York antes de dejarme llevar por todo lo que la ciudad puede ofrecerme.

...la ciudad está a rebosar de restaurantes, bares y vida nocturna, aunque, en realidad, lo que la hace especial es su paisaje, ¡siempre nos olvidamos de que tiene costa!

NYC es sinónimo de alternativas culturales, siempre hay algo nuevo que descubrir. ¿Vamos a Broadway? De la cartelera, mis preferidos ahora son Hamilton, Dear Evan Hansen y Once on This Island. Si te apetece algo distinto, primero recarga cafeína a media mañana en Oddfellow’s Coffee and Cream y después sumérgete en los siglos de creatividad que ofrece alguno de los innumerables museos y galerías. Tienes para elegir desde los más innovadores en el Lower East Side a otros clásicos como The Whitney, The Guggenheim y The Met. Entre tanta variedad encontrarás inspiración suficiente para varios fines de semana.

...entre tanta variedad encontrarás inspiración suficiente para varios fines de semana

Tras haber pasado la tarde admirando tanta cultura, es momento de una buena cena en el Emilio Balatos que sirve platos italianos clásicos para luego seguir en la parte antigua de Nueva York disfrutando de una copa en el Bemelman’s Bar del Carlisle o The King Cole Bar del St Regis. Ambos son sitios con mucho glamour, así que es el momento de lucir ese outfit que estabas guardando para un momento único.

Me he recorrido todo el mundo, desde París hasta Tokio, y puedo decir que no hay ninguna ciudad como Nueva York. Esta ciudad está siempre en constante movimiento. Lo que más me gusta de Nueva York es precisamente eso, que siempre es diferente, en cada visita descubro algo nuevo. Nueva York es todo energía, innovación y vida social. La experiencia en Nueva York es impresionante, también es íntima, me encanta sumergirme en la vida de sus barrios mientras paseo entre rascacielos.

Mi barrio favorito es el NoMad: calles repletas de restaurantes, bares y los puntos de interés cultural más importantes de la ciudad, como el Empire State Building (¡justo donde está el showroom de Taryn Rose!).

El NoMad es famoso por su oferta infinita de ocio. Los mejores hoteles, restaurantes y clubs del mundo, siempre creando tendencia. Aunque no vivo en Nueva York, siempre estoy al día y recopilo los lugares de moda que visitaré en mi próxima visita.

...los mejores hoteles, restaurantes y clubs del mundo, siempre creando tendencia.

Mis visitas a Nueva York empiezan tomando el brunch en Marta, a tan solo unos pasos del Innside New York NoMad. Después me gusta hacer una parada en el 9/11 Memorial del World Trade Center o paseo por Central Park, antes de dejarme perder por los rincones del Museo Metropolitano de Arte.

Más tarde llega el momento de ir de compras, puede darse que encuentre un tesoro o dos por el camino. Me encanta pasear por Madison Avenue, Bloomingdales y por la Quinta Avenida. Para comer, la parada obligada es Fred’s en Barney’s: ¡el combustible perfecto para ir de shopping!

Después de una tarde de paseo y compras, tomo algo a última hora en Eataly o me dejo llevar por el Red Door Spa. Y, aunque la ciudad ofrece verdaderas delicias para cenar, mis preferidos son Bar Basque o Eleven Madison Park, que maridan perfectamente con una noche de baile y música.