Reserva ahora
Close
en
Select language
Close

Travel guides

Yogyakarta

guide
Ayke
guide
Diaz Pratama
guide
Devi Oktaviani
guide
Dian Rockmad Bayutirto

Solo llevo tres años viviendo en Yogyakarta, pero podría decir que esta ciudad es mi hogar. Ha conseguido algo muy difícil: no perder su encanto local a pesar de estar en plena transformación y de que cada día aparecen nuevos centros comerciales por todos los rincones. Yogyakarta es tu ciudad busques lo que busques: escapadas culturales y aventuras históricas o una cocina que ponga a prueba tus papilas gustativas. No lo pienses más y prueba todo lo que tiene para ofrecerte.

No lo pienses más y prueba todo lo que tiene para ofrecerte

No hay mejor sitio para empezar el día que Warung Kopi Klotok: disfrutarás de unas vistas espectaculares mientras tomas café y, además, sirven comida Jogja auténtica. Si tienes suerte y no hay mucho ruido, tal vez llegues a escuchar el sonido de los gamelan (instrumentos musicales tradicionales de Java) procedente de los campos de arroz. Después descubre la historia de la ciudad en Ulen Santalu.

Lo siguiente es, primero, admirar la decoración retrochic de Kafe 80’s Bocor Alus y, a continuación, devorar su sabroso menú de mediodía. Hay otro sitio más que adoro cuando se trata de probar la cocina local con estilo: LOKAL. Por la tarde puedes seguir paseando y, si tienes ganas de admirar unas vistas impresionantes, Tugu y Bukit Bintang son parada obligatoria. A estas alturas te vendrá genial una dosis de cafeína del Filosofi Kopi. Mi favorito es kopi tiwus... no hay palabras que describan lo rico que está.

...si tienes ganas de admirar unas vistas impresionantes, Tugu y Bukit Bintang son parada obligatoria.

Viaja en el tiempo visitando Pasar Kaki Langit (o mercado Skyline). Recorre el laberinto de los antiguos puestos del mercado donde los comerciantes todavía utilizan antiguas monedas javanesas y después admira el amanecer que surge en el horizonte; aunque el mercado solo abre de 5 a 9 de la mañana, el madrugón sin duda merece la pena.

Compartir artículo

Llevo viviendo en Yogyakarta toda mi vida, así que he presenciado las grandes transformaciones que ha experimentado la ciudad. Por todos lados aparecen edificios e industrias modernas y la ciudad se ha convertido en un entorno donde florecen las comunidades creativas. Estoy seguro de que la amabilidad de la gente y la comida asequible han tenido mucho que ver. Yogyakarta merece mucho la pena: tiene una naturaleza impresionante y es una ciudad cosmopolita y que destila cultura. ¿Qué más se puede pedir?

Yogyakarta merece mucho la pena: tiene una naturaleza impresionante y es una ciudad cosmopolita y que destila cultura. ¿Qué más se puede pedir?

Por la mañana haz un hueco para visitar a primera hora Candi Prambanan (el templo Prambanan). La niebla matutina suspendida en el aire hace que las representaciones resulten espectaculares. Si lo que buscas son paisajes increíbles, otra opción es contemplar el atardecer desde Gunung Api Purba (el antiguo volcán).

Recarga pilas en Jl. Mangkubi ¡pero no te conformes con un café normal! Tienes que probar elKopi Joss, es un café preparado con carbón vegetal y que está considerado una especialidad local.

Yogyakarta tiene tanto que ofrecer para pasar el día, que lo difícil es elegir entre sus maravillas culturales. Una opción es ver en directo el bullicio de Jalan Sudirman y que después des rienda suelta a tu creatividad en Sarang Art Space. Los dos son sitios perfectos para hacer fotos idílicas y subirlas a Instagram. Seguidamente puedes ir hasta Kaliadem desde donde tendrás una panorámica perfecta del punto más alto de Yogyakarta, el volcán Merapi.

Tienes que probar el Kopi Joss, es un café preparado con carbón vegetal y que está considerado una especialidad local

Para cenar te sugiero dos sitios fantásticos para disfrutar de cocina tradicional, Sate Klathak Pak Pong o Gudeg Bromo. Gudeg es una especialidad javanesa, no te vayas sin probarla. Si quieres contemplar una puesta de sol de ensueño, apuesta por Candi Ratu Boko, uno de los antiguos templos menos conocidos de la ciudad, y termina el día regateando a altas horas en Pasar Senthir: solo abre de 19 a 23 horas y los utensilios y antigüedades que hay en él lo convierten en el lugar ideal para adquirir souvenirs.

En estos cuatro años que llevo en Yogyakarta he visto la ciudad transformarse hasta convertirse en un Shangri-la cultural. Cada rincón tiene algo nuevo que ver, experimentar o comer así que, ¡zambúllete de cabeza!

Un sitio clave para empezar el día es el Nasi Peces SGPC porque ofrece uno de los mejores desayunos de la ciudad. Otra opción es probar las exquisiteces locales de Soto Bathok mientras disfrutas de unas increíbles vistas de los campos de arroz.

Las calles de la ciudad te están esperando, así que sal a descubrirlas a pie o, si tienes prisa, súbete a un delman (carro tirado por caballos) y derrocha estilo yendo de Alun-Alun a Malioboro, el corazón del turismo de Yogyakarta. Cómprate algo aquí; para ropa tradicional, el mercado Beringharjo es el lugar y, si lo que buscas son diseños modernos, no te pierdas Batik Huza. Si las compras te han abierto el apetito, un sitio que adoro por la fascinante decoración que tiene esRoaster & Bear, un café temático de osos, aunque también puedes reponer cafeína y disfrutar de delicias ecológicas Ekologi.

Si aprecias el glamour de la realeza, por la tarde pon rumbo a Keraton (el Palacio del sultanato) y Tamansari antes de abordar mi parte favorita de Yogyakarta: ¡la comida! Puedes probar a cenar «al estilo de Yogyakarta» en un angkringan (comida tradicional de puesto); tienes que sentarte en el suelo (lo llamamos lesehan) y es imposible no acabar rozándose con todo el mundo. No cabe duda de que es una de las experiencias más auténticas que puedes tener.

Las calles de la ciudad te están esperando, así que sal a descubrirlas a pie o, si tienes prisa, súbete a un delman (carro tirado por caballos) y derrocha estilo yendo de Alun-Alun a Malioboro.

Para la puesta de sol ve a The Alun-Alun Kidul (Southern Square) que se ilumina como si de un verdadero festival se tratase. Para terminar el día, baila toda la noche en el Barcode, un sitio donde resulta fácil ver bandas locales.

Llevo desde que nací en Yogyakarta y ya he dicho de todas las formas posibles lo mucho que adoro esta ciudad. Me encanta viajar y tener la oportunidad de descubrir nuevos paisajes y sitios que después se convierten en mis favoritos; en este sentido, Yogyakarta nunca deja de sorprenderme. Ahora la ciudad es más accesible y eso hace mucho más sencillo descubrir sus lugares ocultos.

Aunque podrías pasar días paseando por las calles de esta ciudad, te recomiendo mi barrio favorito: Kotagede

Para empezar el día, la ciudad te ofrece sus mejores vistas al amanecer. Mis sitios favoritos para disfrutar de ellas son Imogiri, Hutan Pinus (bosque de pinos), Kebun Buah Mangunan (jardín frutal Mangunan) o Jurang Tembelan (garganta Tembelan). Después carga pilas para las sorpresas del fin de semana en Bumi Langit: además de la infinidad de platos auténticos que ofrecen, lo más interesante es que puedes observar todo el proceso, la plantación, la recolecta y cómo se cocina para convertirse en comidas deliciosas.

Aunque podrías pasar días paseando por las calles de esta ciudad, te recomiendo mi barrio favorito: Kotagede, cuna de un antiguo reino y repleto de maravillas culturales. Alquila un onthel (bicicleta roadster) para moverte y admirar la arquitectura de la década de los 60 e incluso puedes comprar algo de platería artesanal, una especialidad del barrio.

Otra alternativa es ir Kotabaru donde se aprecia la deliciosa fusión de lo antiguo con lo nuevo, el sitio donde el reino del antiguo mundo se entremezcla con los edificios modernos de la Indonesia posterior a la independencia. No te olvides de probar el Kipo, una exquisitez dulce de coco y ponerte un vestido real javanés mientras los abdi dalem (sirvientes del palacio) te relatan seductores cuentos de los reinos reales.

Termina el día impregnándote de los rayos de sol en la playa Gesing Beach, deleitándote con pescado recién cogido y centelleante arena blanca.

Antes de contemplar los prodigios botánicos de la ciudad en su entorno natural, toma un respiro en Es Tempo Gelato. Después pon rumbo a Air Terjun Lepo (cascada Lepo) o asciende por el camino hasta la cascada Kedung Kandang. Otro sitio espectacular es la Goa Jomblang (cueva Jomblang) ya que la luz del sol ilumina todos sus oscuros recovecos. Termina el día dejando que los rayos de sol te acaricien en la playa Gesing Beach, mientras saboreas pescado recién cogido y disfrutas de la deslumbrante arena blanca.